viernes, 9 de agosto de 2013

LÁGRIMAS DE SAN LORENZO

LÁGRIMAS DE SAN LORENZO


Mañana día 10 de agosto se celebra la festividad de San Lorenzo, mártir cristiano del siglo I

San Lorenzo nació en Hispania (no se sabe bien el lugar) en el año 225 D.C. y fue encargado de custodiar los tesoros de la iglesia cristiana así como de cuidar de los pobres, entre otras funciones. Vivió en Roma cuando Valeriano era el emperador, en plena cruzada contra el cristianismo, y se topó con la ambición desmedida del prefecto de Roma, furibundo pagano, que le exigió la entrega de todos los tesoros cristianos. San Lorenzo reunió a todos los menesterosos de la ciudad eterna, a los que él asistía, y se los presentó al prefecto después del plazo impuesto por éste de tres días. El prefecto se tomó el asunto como una burla y le condenó a morir "lentamente y con el mayor dolor que se pueda sentir": fue asado en una parrilla a fuego lento. Dice la tradición que San Lorenzo, cuando se estaba quemando vivo en las brasas, dijo con humor: "ASSUM EST INQÜIT  VERSA ET MANDUCA" . Fue sacrificado el 10 de agosto del 258 D.C. y su festividad se celebra ese día en múltiples países y por varias confesiones religiosas.



Desde entonces y coincidiendo con el martirio de San Lorenzo, se denomina al fenómeno astronómico que se produce todos los años en el Hemisferio Norte, consistente en una espectacular lluvia de meteoros que dura desde finales de julio hasta finales de agosto, con máxima intensidad en la primera quincena de agosto, LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO.
 El origen de esta lluvia está en el cometa 109 Swift-Tuttle (descubierto por ambos astrónomos en julio de 1862) que se encuentra en la constelación  de PERSEO (personaje mitológico, hijo de Zeus y Dánae, que se enamoró de Andrómeda, hija de Casiopea, y le cortó la cabeza a Medusa para poder casarse con su amada)  y por ello se conocen también como LAS PERSEIDAS.

Como podemos comprobar, la mitología griega es imitada por la romana y, por extensión, por el rito cristiano con sus Lágrimas de San Lorenzo (por las lágrimas que derramó el santo en su martirio).
 La observación es tan simple que no precisa  de instrumentos ópticos (unos simples prismáticos de 10 aumentos y objetivo de 50 mm serán perfectos para la observación más detallada) y el gozo está garantizado cuando sólo se trata de observar un fenómeno natural solo o en compañía. Deberemos contar con un cielo despejado y, a ser posible, con una luna nueva con el cielo oscurecido por su fase. También es imprescindible evitar la contaminación lumínica de las ciudades o pueblos grandes y ubicar nuestra "fiesta" en un lugar oscuro como una playa o una colina.





La construcción del Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, situado en la provincia de Madrid, fue promovida por Felipe II para conmemorar la victoria de España en la batalla de San Quintín. Este acontecimiento, que enfrentó a las tropas españolas y al ejército francés, terminó el 10 de agosto de 1557, día de San Lorenzo.
Esta edificación, de estilo renacentista está cargada de simbolismo. La planta del edificio y sus torres, por ejemplo, recuerdan la forma de una parrilla, lo que tradicionalmente se ha interpretado como un homenaje a San Lorenzo.

No hay comentarios: