jueves, 19 de noviembre de 2015

EL CRISTO DEL ABISMO


CRISTO DEL ABISMO (GÉNOVA, ITALIA)


LLEGAMOS UN AÑO MÁS AL FINAL DEL CALENDARIO LITÚRGICO, EN LA FESTIVIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO.


LA ICONOGRAFÍA CRISTIANA INVADE NUESTRO MUNDO Y PODEMOS ENCONTRARLA EN SITIOS MUY SORPRENDENTES...

El Cristo del Abismo (Génova, Italia)

A lo largo y ancho del mundo existen miles de estatuas monumentales,
 algunas más famosas que otras pero todas con una historia, un significado,
 una razón por la cual siguen ahí. Lo que resulta algo más inusual es encontrar
 estatuas colocadas por alguna razón en el fondo del mar. Pues bien,
 en el Golfo de Génova, concretamente en la bahía de San Fruttuoso y 
a 17 metros de profundidad podemos encontrar una de las estatuas más impresionantes
 del mundo, el Cristo del Abismo.

Se trata de una estatua de 2.50 metros de altura que fue construida por el escultor 
Guido Galleti gracias a las aportaciones en bronce hechas por marineros y buzos.
 El origen de su creación surge tras la muerte del buzo Darío Gonzatti provocada
 por un fatal accidente tras sumergirse en aguas genovesas.
 Su amigo y compañero Duilio Mercante encargó la estatua del Cristo del Abismo en su honor.

Cada año el cuerpo de bomberos genovés se encarga de limpiarlo de algas
 y de los efectos corrosivos del agua, un acontecimiento que tiene lugar cada año
 y que se vive con gran emoción, pues solo tres son los elegidos que 
ostentan tal privilegio.

El Cristo, cuyos brazos se dirigen hacia el foco de luz que se vislumbra tras la
 oscuridad del mundo submarino, se ha convertido en un símbolo de paz y
 bendición para los miles de buzos que la visitan cada año.






El Cristo del Abismo

El Cristo del Abismo (en italiano "Il Cristo degli Abissi") es una estatua de bronce que pesa unos 260 Kg y representa a Jesús. La primera (y original) fue sumergida cerca de la playa de San Fruttuoso, en la Riviera Italiana, el 22 de agosto de 1954. La estatua submarina fue ubicada a unos 17 metros de profundidad, y en una posición tal, que sus brazos y su mirada parecen buscar el cielo.

La escultura de unos dos metros y medio de altura fue creada por Guido Galletti basándose en la idea de un buceador, Duilio Marcante. El Cristo fue situado muy cerca del lugar donde murió Dario Gonzatti en 1947, Dario fue el primer italiano en utilizar equipo de buceo. Debido a la corrosión y al deterioro causado por los crustáceos y moluscos, tuvo que ser retirada y restaurada en el año 2003, además una de sus manos tuvo que ser reemplazada porque fue golpeada por el ancla de una embarcación. Finalmente la escultura fue devuelta y fijada a su base de unas 9 toneladas el 17 de julio del 2004.

Una segunda estatua de bronce fue creada empleando el mismo molde y sumergida en la costa de San Jorge en Granada (el país caribeño). Este Cristo fue un regalo de la marina de Génova por asistir y rescatar a la tripulación y pasajeros del MV Bianca C, un barco de pasajeros que se hundió junto a sus costas. Gracias a los pescadores, barcos y pequeñas embarcaciones del país, se rescataron a más de 700 personas en pocas horas, y éstas fueron llevadas al hospital de la isla.

El barco se hundió debido a una explosión en la sala de máquinas, en la cual murió un trabajador y resultaron heridos ocho más. Rápidamente el fuego comenzó a extenderse, por lo que fue necesario evacuar el barco de inmediato. Las llamas terminaron consumiendo la nave, que posteriormente acabó hundiéndose ante la incapacidad de los habitantes de Granada de sofocar un incendio de tal magnitud. Como agradecimiento de la hospitalidad y ayuda prestada por los habitantes de Granada, les fue entregado un segundo Cristo de bronce de iguales características al de San Fruttuoso.

La tercera y tal vez la más conocida (y fotografiada) escultura está situada cerca de las costas de Cayo Largo, Florida. Fue colocada a casi 8 metros de profundidad en el John Pennekamp Coral Reef State Park.

La estatua de arcilla original, menos sus manos, se exhibe en el Museo Nacional de Actividades Submarinas de Rávena, Italia.






No hay comentarios: