lunes, 26 de septiembre de 2011

HOMENAJE A TODOS LOS QUE EDUCAN Y ENSEÑAN

Hoy en día, donde parece que "enseñar" y "educar" sólo compete a los maestros y profesores... quiero abrir el blog con un mensaje alentador que recibí en mi correo personal.



Me he permitido el atrevimiento de hacer una humilde adaptación del texto "Esos locos que corren" del escritor uruguayo Marciano Durán, enfocándolo a la enseñanza. Ahí os lo dejo:

Esos locos que enseñan. Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano a la mañana y están en el cole una hora antes, otros recorren todos los días más de 100Km de ida y otros tantos de vuelta. Están locos.

En verano les dan vacaciones, pero no desconectan del todo, piensan en sus clases, preparan tareas para el curso siguiente. En invierno hablan mucho, siempre llevan caramelos de miel y limón en los bolsillos, otros con una botella de agua a su lado. Su garganta siempre está dolorida, pero siguen enseñando, a veces fuerzan su voz, pero siguen transmitiendo sus conocimientos con cariño e ilusión.

Yo los he visto, no están bien de la cabeza. Salen de excursión con sus alumnos y se encargan de gestionar autorizaciones, recogida de dinero y responsabilidad extra.

Qué será de ellos. Por la noche sueñan con el colegio, se les aparecen planetas, ecosistemas y personajes históricos.He escuchado que llegan cargados con cuadernillos y exámenes, que han corregido la tarde antes en su casa.

Son mujeres y hombres, casados, solteros,...de diferentes edades, pero a todos les apasiona su trabajo, ver crecer a sus alumnos, ayudarlos y conseguir de ellos ciudadanos competentes.

Los he visto muchas veces. Están mal de la cabeza.Algunos dicen de ellos que viven muy bien, pero les han recortado el sueldo y siguen trabajando incluso más que antes, algunos no miran ni su nómina porque su pasión por la enseñanza los hace ciegos a pensar en el cobro. Disfrutan con lo que hacen, aunque haya padres que los discutan y les quiten autoridad, ellos siguen para adelante.

Están mal; por las tardes quedan para hacer cursos de formación y no les importa perder tiempo de su ocio para reciclarse.

Dicen que son autocríticos y que hacen balance de sus experiencias educativas, que se frustran cuando no salen las cosas, que se alegran cuando sus alumnos avanzan.

Están mal de la cabeza, yo los he visto. Dicen de algunos que fueron muy importantes, que siempre tienen palabras de aliento;dicen que son MAESTROS y que se sienten MUY ORGULLOSOS DE SERLO.


http://unmaestrocualquiera.blogspot.com/2011/02/esos-locos-que-ensenan.html



Un inspector visitó una escuela primaria.
        En su recorrido observó algo que le llamó la atención: una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio,los alumnos hacían un gran desorden; el cuadro era caótico.
        Decidió presentarse:"Permiso, soy el Supervisor... ¿Algún problema?"
        "Estoy abrumada señor, no sé qué hacer con estos chicos...
        No tengo láminas, no tengo libros, la SEP no me manda material didáctico, no tengo recursos electrónicos, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles..."
        El inspector que era un "Docente de Alma", vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:
         ¿Qué es esto? “Un corcho señor "....gritaron los alumnos sorprendidos.
        "Bien, ¿De dónde sale el corcho?".
        "De la botella señor. Lo coloca una máquina...", "del alcornoque... de un árbol"... "de la madera...",respondían animosos los niños."¿Y qué se puede hacer con madera?", continuaba entusiasta el docente.
"Sillas...", "una mesa...", "un barco! ". Bien, tenemos un barco.
       
¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito?Escriban a qué Estado pertenece, cuál es la capital de ese estado?
       ¿Y cuál es el otro puerto más cercano?
       ¿A qué océano corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce esta región?¿Alguien recuerda una canción de este lugar?
         Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.
       
La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:       

"Señor nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas Gracias."
       
Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra.       
Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden...

       "Señorita... ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?

        Sí señor ¡Cómo olvidarme! Qué suerte que regresó.Desde que se fué Usted, no encuentro el corcho.
¿Dónde lo dejó?".

(Historia contada por Enrique Mariscal)

Cuando el maestro no tiene vocación o alma de maestro
,
nunca encuentra el corcho!!!

No hay comentarios: